Atlante Campeón asomándose por las marquesinas nacionales

Este espacio del cine de todas latitudes no se ha podido mantener al margen de un hecho destacado en el mundo del deporte nacional, el campeonato obtenido por el llamado Equipo del Pueblo, el Atlante que, si bien participa en la División de Plata del Futbol mexicano, ha hecho renacer el atlantismo luego de su regreso a la capital de la República, sentimiento que nunca murió a pesar de alejarse por años a otras tierras y otros mares.

 

Ciertamente parece complicado vincular este espacio cinematográfico con el futbol, pero no lo es, pues los también llamados Potros de Hierro del Atlante, como parte de la cultura popular mexicana desde aquel lejano 18 de abril de 1916, año de su fundación, han estado presente en todas las artes (murales, pinturas, libros, música…) y el cine no es la excepción. Sirva este espacio para brindar un pequeño, aunque sentido homenaje al más reciente título de mi amado equipo y a los jugadores y cuerpo técnico, encabezados por el profesor Mario García Covalles.

 

A lo largo de la historia, el equipo azulgrana ha protagonizado momentos dorados en cintas mexicanas, los cuales comenzaron en la Época de Oro del cine nacional con el inolvidable Horacio Casarín, un símbolo azulgrana quien interpretó a Horacio Fernández, un futbolista orgulloso de su labor en la cancha defendiendo los colores del Atlante en el filme, “Los hijos de Don Venancio” (1944), al lado del multifacético Joaquín Pardavé, (quien dirige, actúa y escribe).

 

 

Otro filme de aquellos años fue “Una gallega en México” (1949), que retrata un clásico Asturias vs Atlante. Dirigido por Julián Soler y protagonizado por Niní Marshall y el mismo Joaquín Pardavé. El largometraje narra la historia de un mercado popular y el amorío que ahí se da, entre una inmigrante gallega y un comerciante mexicano. El filme retrata algunas secuencias del estadio Asturias (que hoy en día es un supermercado ubicado a un costado del metro Chabacano en la CDMX), donde se enfrentan en la grada los protagonistas por su afición, una al Asturias (Marshall) el otro (Pardavé) al Atlante.

 

 

Ya en los ochenta, “La Golfa del barrio” (1981), parte del satanizado -aunque prolífico- cine de ficheras, es otro filme donde se muestran algunas secuencias en las que aparece la protagonista Sasha Montenegro -que posteriormente se convertiría en la esposa del presidente José López Portillo- portando una hermosa camiseta azul y grana en el Estado Azteca, presenciando un partido del glorioso Atlante. El filme fue dirigido por Rubén Galindo.

 

https://youtu.be/3OJpOBr8ync

 

Para 2004, una cinta imperdible en el recuento es la que escribe y dirige el Jaime Aparicio, “El Mago”. En su filme, la magia azulgrana se proyectó de una forma más evidente en el personaje principal, llamado Tadeo (Erando González), un mago callejero, atlantista de hueso colorado que recibe la noticia de que no le queda mucho tiempo de vida a causa de una enfermedad.

 

 

Finalmente, en este recuento le platico de una cinta de 2015 protagonizada por Mauricio Islas y dirigida por Walter Doehner, titulada “Entrenando a mi papá”, la cual narra la historia de un portero que, tras una tragedia, vuelve de Europa sin más expectativas que beber y tratar de pasar la vida, aunque su hija lo impulsa a entrenar y volver al futbol profesional y justo los hace enfundado en la camiseta de los Protros.

 

 

Sin duda, hay mucho más que decir del Atlante en el cine, pero hasta aquí le dejamos… por cierto, Arriba el Atlante.

 

Sólo le recuerdo que la imaginación se disfruta más en la oscuridad del cine, así que no deje de asistir a su sala favorita. Para dudas, comentarios o sugerencias escríbame al correo electrónico trejohector@gmail.com o sígame en mis redes sociales “Cinematografo04” en Facebook y Spotify, así como “Cinematgrafo04” (sin la “ó”) en Twitter

Notas Relacionadas