¿Cuál es la sanción y por qué está prohibido subir la pirámide de Kukulcán?

Foto: Pixabay

Este fin de semana una mujer se volvió viral luego de que decidió ignorar las reglas y subió a la pirámide conocida como el Castillo de Kukulcán, en la zona arqueológica de Chichén Itzá, causando indignación y reclamos de otros turistas que pedían cárcel para ella.

 

Pero muchas personas desconocen cuál es el tipo de sanciones que se le aplican a aquellos que, como esta mujer, deciden violar las reglas y subir a una pirámide que está cerrada desde hace 14 años por motivos de preservación.

 

El caso se volvió viral en redes sociales luego de que varios turistas captaron el momento en el que la mujer de nacionalidad extranjera, brinca las pequeñas cadenas que rodean el castillo de Kukulcán, para después comenzar a subir los 92 escalones que componen esta pirámide.

 

 

A pesar de que muchos de los ahí presentes comienzan a gritarle y abuchear a la mujer, ésta parece ignorarlos e incluso se ve como a la mitad de la subida hace una pausa y deja la bolsa de mano que llevaba consigo.

 

Posteriormente, continúa subiendo y al estar en la cúspide lleva a cabo un baile en tono de burla, al tiempo en el que ingresa al cuarto que se ubica en la cima de la pirámide, aprovechando que el personal de seguridad aún no llegaba al lugar para retirarla.

 

De acuerdo con la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticas e Históricas, hay una sanción para las personas que ignoren las reglas previstas por las zonas arqueológicas del país, como lo es Chichén Itzá.

 

 

En el Capítulo V de dicha ley, se establecen las penas y sanciones para los que dañen o exploten los monumentos arqueológicos que están a cargo del Instituto Nacional de Arqueología e Historia.

 

En el Artículo 55 se señala que la sanción deberá ser interpuesta por las instituciones competentes y consta de una multa de 100 a 50,000 pesos; no obstante, la misma se puede impugnar mediante un recurso de reconsideración si es que así lo permite la autoridad.

 

En el Artículo 52 de la misma ley también se hace referencia a aquellas personas que dañen el patrimonio arqueológico, las cuales se harán acreedoras a una sanción que va de los tres a los 10 años de cárcel, así como una multa equivalente al valor del daño causado.

 

No es la primera vez

 

Desde el año 2008, el Instituto Nacional de Antropología e Historia determinó que algunas zonas arqueológicas permitirían únicamente el paso de los turistas, pero sin poder subir a las pirámides, esto con la finalidad de preservar el patrimonio.

 

 

Debido a esto, el Castillo de Kukulcán puede ser apreciado por los visitantes, pero sin que ninguno suba por las escalinatas, situación que es respetada la mayoría de las veces con la salvedad de algunas ocasiones, como la ocurrida este fin de semana.

 

También hay que señalar que no es la primera vez que esto pasa, pues en enero del año pasado una mujer subió hasta la cima del Castillo de Kukulcán para dejar las cenizas de su esposo muerto, pues le prometió que las depositaría en dicho lugar.

 

En ese caso, el Instituto Nacional de Antropología e Historia dio a conocer que se aplicó una sanción administrativa a la mujer; sin embargo, no se dio a conocer de cuánto fue.

Notas Relacionadas