Está de luto la canción: muere Pablo Milanés

La canción de autor perdió a un referente en toda Iberoamérica: la muerte del trovador cubano Pablo Milanés deja sentimentalmente huérfana a varias generaciones que aprendieron a vivir con sus versos de amores, nostalgias y libertad.

 

Uno de los principales exponentes del movimiento de la Nueva Trova, Milanés sucumbió finalmente al desgaste de una vieja enfermedad oncohematológica que lo obligó a suspender una serie de conciertos programados en España, y mantuvo en vilo a sus seguidores.

 

Ya en septiembre pasado tuvo que reprogramar una presentación en Santo Domingo, República Dominicana, por las complicaciones en su salud, que fueron una constante en su vida desde hace años, y quizás se agravaron con la inesperada muerte de su hija Suylén, a inicios de 2022.

 

Autor de clásicos como Yolanda o Para vivir, Milanés fue también un duro crítico de la situación política en su natal Cuba, a pesar de que compuso auténticos himnos de la izquierda latinoamericana, como Yo pisaré las calles nuevamente, inspirado en el asesinato del presidente chileno Salvador Allende, en 1973.

 

 

Junto a Silvio Rodríguez compuso, cada uno por su lado, la banda sonora de una sociedad que el propio autor definió como "imperfecta", pero que le hacía sentir porque la hacían mujeres y hombres: de hecho, durante años los cubanos se dividieron entre fieles de Pablito o de Silvio, dos caras de una misma moneda.

 

Con decenas de discos grabados, Milanés musicalizó a poetas como Cesar Vallejo, Nicolás Guillen y José Martí; sacó del ostracismo a inmortales de la música tradicional cubana, como Miguelito Cuní y Bienvenido Juan Gutiérrez, y compartió escenarios con leyendas como Joan Manuel Serrat, Ana Belén, Luis Eduardo Aute o Joaquín Sabina.

Notas Relacionadas