Los escapes voluntarios y el problema de la desaparición de personas

Foto: Enfoque y Pixabay

La desaparición de personas es un problema delicado y real que muchas veces se pierde de vista debido a algunos casos en donde las personas huyen de su domicilio por voluntad propia o sus familias se niegan a reconocer que sus familiares simplemente ya no quieren estar con ellos.

 

De acuerdo con la Fiscalía General del Estado de Puebla, la mayoría de los casos de personas desaparecidas concluyen luego de que la víctima es localizada y se descubre que se fue de su domicilio por voluntad propia.

 

Según datos oficiales de este organismo, durante los primeros seis meses de este año fueron encontradas 772 personas a través de la Fiscalía Especializada en Investigación de Delitos de Desaparición Forzada de Personas y Desaparición Cometida por Particulares.

 

De dicho número de personas, 418 fueron mujeres y 354 hombres, lo cual muestra que el sector femenino reporta desapariciones con mayor frecuencia ante la autoridad ministerial.

 

Sin embargo, la cifra más preocupante es que en 83 por ciento de los casos de las personas que ya fueron localizadas, se trató de víctimas que en realidad decidieron abandonar su domicilio o alejarse de sus familias por voluntad propia.

 

Esto quiere decir que de las 772 personas que la Fiscalía halló durante el primer semestre este año, 641 se fueron de manera premeditada, lo que quiere decir que solamente 131 en verdad fueron víctimas de algún delito.

 

Lamentablemente, son algunos de estos casos los que terminan por deslegitimar el derecho de aquellas familias que en verdad buscan algún familiar que puede estar siendo víctima de algún crimen, pues provoca un efecto negativo en la sociedad.

 

Después de varias críticas que recibió la Fiscalía General del Estado por revictimizar a personas que decidieron salir de su hogar por voluntad propia, la mayoría de estos casos ha dejado de boletinarse.

 

Sin embargo, la autoridad ministerial lo ha hecho cuando se trata de casos que provocan un gran impacto en la sociedad y que es necesario informar sobre el resultado de las investigaciones, pues muchas veces estuvieron antecedidos de manifestaciones para la exigencia de justicia.

 

Algunos ejemplos

 

Por ejemplo, el 9 de junio de este año la Fiscalía General del Estado informó sobre la localización de una adolescente de 18 años que por voluntad propia dejó su hogar en la junta auxiliar de San Lorenzo Almecatla, perteneciente al municipio de Cuautlancingo.

 

La mujer salió un día antes de su casa y después de varias horas de no saber de ella, sus familiares comenzaron a llevar a cabo acciones de búsqueda por su cuenta, e incluso procedieron al cierre de vialidades que permiten el acceso a esta junta auxiliar.

 

Fue por ese motivo que la Fiscalía informó que la menor fue localizada en un centro comercial ubicado en San Francisco Ocotlán, perteneciente al municipio de Coronango, muy cerca de donde tenía su domicilio.

 

La joven se entrevistó con el personal de la Fiscalía General del Estado y manifestó que salió de su domicilio por voluntad propia, por lo que se descartó que fuera víctima de algún delito o que estuviera lesionada.

 

Otro caso que la misma Fiscalía dio a conocer ocurrió el pasado 31 de agosto cuando se encontró a una mujer de 27 años, quien salió de su domicilio por voluntad propia, en la colonia Bugambilias de la ciudad de Puebla.

 

Por casi dos semanas se llevaron a cabo actos de búsqueda hasta que finalmente la Fiscalía Especializada en Investigación de Delitos de Desaparición Forzada de Personas y Desaparición Cometida por Particulares logró ubicar a la mujer en el municipio de Tehuitzingo.

 

Al momento en el que se entrevistaron con ella, la mujer explicó que desde el 12 de agosto que salió de su casa le informó a su familia que se iría con su pareja sentimental; sin embargo, los padres no estaban de acuerdo e incluso admitieron dicha información al momento de denunciar su desaparición ante la Fiscalía.

Notas Relacionadas