Los Marín, la caída de la familia “preciosa” de Puebla

Foto: Enfoque

En poco más de una década, una de las familias poblanas que parecía perpetuarse cual dinastía se vino abajo, todo gracias a los errores y actos inmorales cometidos por la cabeza familiar, el ahora convicto Mario Plutarco N., exgobernador de Puebla.

 

Los Marín parecían encaminarse a una historia digna de película, de esas que muestran la “lucha” de unos humildes campesinos que salieron de su pueblo para cambiar la historia, llegando a puesto de poder donde salían en brazos de sus gobernados.

 

Sin embargo, las cosas fueron muy diferentes para los Marín, que con el paso de los años han acumulado escándalo tras escándalo que han colocado a estos oriundos de Nativitas como unos personajes non-gratos para los poblanos.

 

El último gran escándalo de los Marín vino con la detención de José Hugo N., hermano del mal recordado “Góber Precioso”, quien fue capturado por el delito de narcomenudeo, luego de que se cateara su domicilio y se encontraran armas, drogas y vehículos.

 

Junto con José Hugo fue detenido su hijo, quien es sobrino de Mario N, con lo que la familia Marín Torres vive un nuevo escándalo por partida doble, que muestra la decadencia de este apellido.

 

Y es que además del escándalo por la detención de Mario Plutarco hace ya más de un año por el delito de tortura, debemos recordar otros temas que ponen a los Marín como una de las familias con peor historial en la vida poblana.

 

Pese a todas las acusaciones de corrupción que pesaban sobre su padre y la mala imagen que ya tenía, el hijo de Mario Plutarco, Mario Marín García, no tuvo empacho en darse una vida de lujos y de ostentar una notaría pública obtenida solo por ser hijo del entonces gobernador.

 

Con su padre ya fuera del gobierno, Mario Jr disfrutó de una gran boda en que el lujo siempre estuvo presente, demostrando que las cuentas de los Marín eran grandes, por lo que podían vivir como auténticos reyes.

 

Fue por este tipo de situaciones que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) emprendió una investigación en contra de los hijos de Mario Plutarco, congelando en un principio sus cuentas, aunque posteriormente lograron un amparo para recuperarlas.

 

Alicia Marín Torres, hermana de Mario Plutarco, se puso en el ojo del huracán en la detención de su consanguíneo, pues se supo que la casa donde el “Góber Precioso” se ocultaba en Acapulco es de su pertenencia, por lo que sería cómplice del exgobernador al esconderlo.

 

No podemos dejar de lado los dichos que afirmaron que Margarita García, esposa de Mario Plutarco, decidió poner fin a este matrimonio debido a presuntos actos desleales del exgobernador, situación que le habría dado a esta señora una vida más tranquila lejos del apellido Marín.

Notas Relacionadas