Registros sin tapa, un robo mortal por unos pocos pesos

Foto: Enfoque

Un registro de cables o un drenaje sin tapa puede tener repercusiones mortales si es que alguna persona llega a caer, pero la infraestructura de este tipo dañada en las ciudades continúa siendo frecuente a pesar de que muchas veces los delincuentes lo hacen por apenas unos pocos pesos.

 

En las últimas semanas uno de estos casos se volvió viral debido a que dos jóvenes en la Ciudad de México murieron cuando cayeron a un registro sin tapa cuando se dirigían a un concierto del grupo Zoé, por lo que incluso el vocalista de la banda dedicó la segunda fecha a su memoria.

 

En Puebla también se han registrado casos lamentables, como el ocurrido el 26 de julio en el municipio de San Pedro Cholula, cuando un ciclista murió tras caer en uno de estos agujeros y golpearse la cabeza contra el asfalto.

 

 

Otro caso fue el ocurrido el 11 de febrero, cuando una joven cayó en una alcantarilla ubicada sobre la 2 Norte y la 6 Oriente del centro histórico de Puebla, sufriendo lesiones tras permanecer casi media hora dentro del registro hasta qué pudo ser rescatada.

 

El caso ocurrido en el centro histórico incluso derivó en una campaña mediante la cual la autoridad municipal llevo a cabo exhortos para que las empresas a cargo de dichos registros, como la Comisión Federal de Electricidad, Telmex y algunos proveedores de cable, hicieran una revisión y reemplazaran todas las tapas faltantes.

 

Pero al parecer se trata de un problema de nunca acabar, pues aunque muchas tapas fueron restituidas a partir de ese momento, el robo de estas continúa y sigue vigente hasta hoy en día en varios puntos de la ciudad de Puebla.

 

La mayoría de las tapas robadas están hechas a base de fierro por lo que su pesada estructura puede ser vendida en algunas locales dedicados a la compra y venta de materiales reciclables, a pesar de que muchos de los administradores saben que dicho fierro proviene de las coladeras hurtadas.

 

El robo constante podría hacer suponer a muchas personas que se trata de un negocio redituable; sin embargo, durante el 2022 el precio del fierro fundido ronda entre los 4 y 6 pesos, aunque debido a que se trata de un delito, muchos negocios dicen no comprar estos objetos.

 

De este modo es que los delincuentes, con tal de deshacerse de las tapas y obtener algo por ellas, suelen aceptar hasta la mitad del dinero que vale el material, por lo que pueden obtener hasta tres pesos por kilo y si tomamos en cuenta que una tapa pesa aproximadamente entre 20 y 30 kilos, por cada una obtienen de 60 a 90 pesos.

 

Algunas empresas han buscado atacar el problema cambiando el material con el que fabrican las tapas, por lo que han empezado a utilizar un plástico de alta densidad que promete una gran durabilidad y menor costo, además de las tapas que se hacen con concreto.

Notas Relacionadas