Imita Claudia Sheinbaum estrategia “romántica” de Peña Nieto

En la actualidad, la imagen pública resulta trascendente para cualquier político, por lo que se usan diversas estrategias para poder generar simpatía entre los votantes, a fin de colocarse como cartas fuertes para contender por un puesto alto de elección popular.

 

En noviembre de 2010, el entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, contrajo nupcias con la actriz Angélica Rivera, lo que le generó diversos reflectores y la simpatía de algunos mexicanos, que veían casi como una “novela” la boda de quien se convertiría en presidente de México en 2012.

 

No obstante, muchos sectores de la sociedad tomaron como una estrategia política la boda de Peña Nieto con Angélica Rivera, sobre todo porque en esos momentos se comenzaban a mover las aguas para la sucesión presidencial, ayudando a que el exgobernador del Edomex se convirtiera en candidato del PRI a la presidencia.

 

 

Los rumores sobre que esta boda fue pactada tomaron fuerza tras la salida de Peña Nieto de la presidencia de México, ya que se divorció de Angélica Rivera, lo que provocó que se dijera que solo era el final de un contrato que se firmó antes de que el priista llegara a la presidencia.

 

En este 2022, cuando también se comienzan a mover las cosas para las candidaturas presidenciales, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, ha anunciado su boda con el físico Jesús María Tarriba.

 

De inmediato, gran parte de la sociedad mexicana comenzó a comparar lo anunciado por Sheinbaum con Peña Nieto, afirmando que esto parece también una estrategia para que se hable amablemente de la jefa de Gobierno, tal como sucedió con el expresidente.

 

 

Sheinbaum es en estos momentos la aspirante que más posibilidades tiene de convertirse en la candidata del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA); sin embargo, su imagen no es de lo mejor con gran parte de la sociedad, sobre todo del interior de la república.

 

Una boda siempre es motivo de buenos deseos y comentarios amables, por lo que sin duda el enlace matrimonial de Claudia Sheinbaum podría tener el firme propósito de crear una imagen amable y “romántica” de la jefa de Gobierno, todo apuntando al proceso electoral de 2024.

Notas Relacionadas