Inflación en México desacelera a 8.14% en la primera mitad de noviembre

Foto: Pixabay

La inflación en México desaceleró en la primera quincena del mes de noviembre y se ubicó en 8,14 por ciento, informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

 

"En la primera quincena de noviembre de 2022, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) aumentó 0,56 por ciento respecto a la quincena anterior. Con este resultado, la inflación general anual se ubicó en 8,14 por ciento", indica un informe quincenal de la entidad estatal.

 

Este resultado es inferior al 8,41 por ciento registrado en octubre pasado, y es la menor cifra desde la segunda quincena de julio de este año 2022, cuando el indicador fue de 8,14 por ciento.

 

El récord histórico del INPC corresponde al 8,96 por ciento registrado en diciembre del año 2000.

 

En la misma quincena del año pasado 2021, la inflación quincenal fue de 0,69 por ciento y la anual de 7,05 por ciento, compara el informe oficial.

 

El índice de precios "subyacente", que descarta los productos que muestran volatilidad en sus precios según las estaciones del año, como los agropecuarios y energéticos, "registró un incremento de 0,34 por ciento a tasa quincenal y de 8,66 por ciento a tasa anual".

 

La inflación "subyacente" es la cifra observada por la Junta de Gobierno del banco central para tomar sus decisiones periódicas de política monetaria, que fijan la tasa de interés interbancaria de referencia.

 

Al interior del índice subyacente, "los precios de las mercancías crecieron 0,35 por ciento y los de servicios, 0,34 por ciento a tasa quincenal".

 

En el mismo periodo, "el índice de precios no subyacente subió 1,19 por ciento a tasa quincenal y 6,62 por ciento anual".

 

La inflación "no subyacente" considera todos los productos de la canasta al consumidor observada.

 

El Gobierno aplica desde mayo pasado un programa contingente de subsidios a los combustibles y un acuerdo con supermercados importadores de productos básicos -que son exonerados de controles sanitarios y trámites-, para encarar la inflación generada por los energéticos y los alimentos.

 

La tasa de interés en la economía mexicana, que el banco central elevó este mes a un máximo histórico de 10 por ciento para contener la inflación, podría "mantenerse acoplada" con los incrementos que aplica la Reserva Federal de EEUU (banco central), dijo el miércoles pasado el subgobernador del organismo, Jonathan Heath.

 

Las autoridades monetarias del país latinoamericano consideran posible que la trayectoria a la baja en la inflación continúe para alcanzar niveles alrededor del cuatro por ciento al cierre de 2023.

 

La inflación actual es mayor a la meta de las autoridades financieras, que es un rango de entre dos y cuatro por ciento.

Notas Relacionadas