Leer dictamen de la Reforma Electoral de AMLO, el verdadero reto de los diputados

Foto: Unsplash y Pixabay

Los diputados del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) presentaron ayer el proyecto de dictamen de la Reforma Electoral durante la sesión de comisiones de la Cámara de Diputados, la cual se compone de 938 páginas que deberán de ser analizadas antes del próximo lunes.

 

Así es, la polémica Reforma Electoral del presidente tendrá que ser leída en tiempo récord por los diputados que, si bien su único trabajo es revisar, analizar y discutir dictámenes de este tipo, tendrán que emplearse a fondo para poder dar lectura a todas las páginas, comprenderlas y analizarlas para poder votarlas en la sesión del pleno.

 

Aunque básicamente los analistas señalan que el documento presentado por los diputados de MORENA no tiene ningún cambio respecto a la iniciativa presentada inicialmente por el presidente Andrés Manuel López Obrador, lo cierto es que los ciudadanos esperaríamos que los diputados por lo menos leyeran todo el dictamen para evitar caer en la desinformación.

 

 

De este modo podemos decir que se tendrían que leer en promedio 234 páginas diarias, a partir de hoy, para poder concluir el lunes y así poder votar el proyecto el próximo 28 de noviembre durante las Comisiones Unidas, esperando que el día siguiente pueda subirse al pleno donde se requerirá la aprobación de las dos terceras partes de los diputados.

 

¿Es posible leerlo antes de dicha fecha?

 

Debido al pobre hábito de la lectura que hay en el país, situación que coloca a México como una de las naciones con los niveles más bajos en este rubro a nivel mundial, es posible que para muchas personas leer 234 páginas en un día sea casi imposible.

 

Sin embargo, esto sí se puede hacer e incluso está muy lejos del récord mundial de lectura rápida y comprensión que hay actualmente, el cual le pertenece a una profesora del Reino Unido, quien es capaz de leer 4,700 palabras por minuto, con una buena comprensión del texto.

 

Este récord lo posee Anne Jones, quien para demostrar sus capacidades logró leer las 607 páginas del libro de Harry Potter y las reliquias de la muerte, en apenas 47 minutos y un segundo, para lo cual se requirió una velocidad de lectura de 4,251 palabras por minuto.

 

De este modo, podemos decir que Anne Jones requeriría menos de dos horas para poder leer el dictamen de la Reforma Electoral y si le diéramos el mismo tiempo que tienen nuestros diputados para su lectura y análisis, podría leerlo por lo menos 40 veces, durmiendo ocho horas al día.

 

 

Pero siendo comprensivos con que las habilidades de esta mujer están entrenadas y por encima de la media, podríamos utilizar el tiempo promedio que registra la mayoría de las personas que, como un diputado, están habituados a leer documentos de forma constante.

 

De acuerdo con múltiples estudios, la capacidad cerebral de un humano promedio le permite leer a una velocidad aproximada de 200 palabras por minuto, reflejando una buena comprensión lectora, esto quiere decir que aproximadamente podrían leer un libro de 200 páginas en nueve horas.

 

Si bien estos números están muy por debajo de los de Anne Jones, sí podemos suponer que los diputados no deberían de tener mayores problemas para leer el estudio en 45 horas, incluso el tiempo podría ser menor si tomamos en cuenta que el dictamen presentado por Morena tiene varios espacios en blanco e incluso, algunas hojas tienen mucho texto de relleno que se constituye en la bibliografía y el membrete de la hoja.

 

Para muchas personas, no será difícil dudar que los diputados tengan las habilidades lectoras de una persona promedio y puedan ser capaces de completar la lectura de las 938 páginas para el lunes que se votará en las Comisiones Unidas, aunque también hay que tener presente que muchos de los diputados ya adelantaron que votarán en contra, esto aún y cuando no han leído por completo dicha reforma.

 

Los analistas prevén que se trate de una votación política en la cual la oposición se centrará únicamente en algunas de las reformas constitucionales y ha decidido no apelar algunas otras modificaciones de fondo, por lo que en la práctica podría incluso no ser necesaria la lectura completa de la iniciativa.

Notas Relacionadas