Detención de un líder criminal desata violencia en Nuevo Laredo

Foto: Twitter

La detención de un líder de la delincuencia organizada en la ciudad mexicana de Nuevo Laredo, del estado de Tamaulipas (noreste), fronteriza con EEUU, desató un enfrentamiento este lunes, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

"Hoy en la madrugada hubo un enfrentamiento en Nuevo Laredo, se detuvo a una persona que era jefe de un grupo de la delincuencia y hubo reacciones, pero ya se llevó a cabo esa detención y hay elementos para demostrar que él fue responsable de otros hechos violentos en esa zona", dijo el jefe del Ejecutivo federal en conferencia de prensa.

 

El presunto líder del crimen organizado fue detenido y trasladado a la capital del país, en una operación policial que desató acciones violentas por parte de delincuentes de su organización.

 

Las autoridades locales suspendieron clases y el servicio de transporte público, y el consulado estadounidense alertó de la emergencia en la ciudad mexicana vecina de Laredo, Texas, sureste de EEUU.

 

 

La alcaldesa de Nuevo Laredo, Carmen Canturosas, anunció la suspensión de clases en los centros escolares.

 

"Autoridades del Centro Regional de Educación nos informan que las clases en nivel básico han quedado suspendidas, para cuidar la integridad de la comunidad estudiantil", anunció en sus redes sociales la presidenta municipal.

 

El consulado general del país vecino en ese importante paso fronterizo canceló actividades ante la contingencia por inseguridad.

 

"Hay una situación de emergencia en Nuevo Laredo luego de una operación de arresto", dijo la legación estadounidense.

 

En un mensaje en su cuenta de Twitter, el consulado reportó "disparos en múltiples lugares de la ciudad".

 

El mensaje indica que hay "refugio en el lugar y en espera para obtener más información".

 

 

Las citas para solicitantes de visas y otros trámites consulares fueron programadas.

 

Una serie de balaceras se escucharon en la ciudad en donde habitan más de 400.000 personas , y las autoridades locales ordenaron la suspensión de clases en las escuelas y el servicio público de pasajeros.

 

En las redes sociales, los habitantes de Nuevo Laredo difundieron vídeos donde se escuchan detonaciones de armas de fuego en varios puntos.

 

La entidad responsable del transporte público informó la suspensión del servicio de urbano debido a la contingencia de inseguridad en la ciudad fronteriza.

 

"Debido a la situación que se vive en la ciudad, por el momento el servicio de transporte público urbano se encuentra suspendido. Estamos en constante comunicación con los concesionarios para restablecer el servicio a la brevedad posible", indica un comunicado.

 

Finalmente la alcaldía dijo que "con información de las autoridades de seguridad, la situación en la ciudad comienza a normalizarse".

 

La recomendación fue tomar las precauciones debidas y utilizar el "criterio" personal al desplazarse por la calles de la ciudad.

 

A principios de este mes de noviembre, 550 militares reforzaron la ciudad fronteriza, después de un enfrentamiento armado que dejó siete sicarios muertos, integrantes del Cártel del Noreste, antes conocido como Cartel de los Zetas, fundado por militares desertores.

 

Los refuerzos enviados fueron 350 militares del Batallón 26 de Infantería, 100 agentes de Fuerzas Especiales del Ejército y otros 100 uniformados de Reacción Inmediata de la Guardia Nacional.

Notas Relacionadas