Clonación de boletos, el martirio de los amantes de conciertos

México se ha convertido en parada obligada de grandes artistas y bandas. El público mexicano siempre responde ante los grandes conciertos, entregando llenos espectaculares en los recintos donde se llevan a cabo estos eventos tanto en la CDMX como en el interior del país.

 

Ejemplos hay muchos, pero podemos mencionar la serie de conciertos que dio Coldplay en los primeros meses del año y que tuvieron llenos espectaculares, mismo caso de otros artistas que han agotado las entradas de sus eventos, como es el caso de Daddy Yankee y Bad Bunny.

 

Hace unos días estuvo en México Harry Styles, cantante que evidenció uno de los grandes martirios y problemas que se viven en la actualidad en conciertos en México, que consiste en la clonación de boletos, delito que no pueden evitar ni las empresas que organizan estos eventos.

 

En aumento van las denuncias en redes sociales por parte de mexicanos que asistirían al concierto de Harry Styles y que no lograron entrar debido a que su boleto ya había sido ocupado, es decir, fue clonado y usado antes de que ellos llegaran al recinto.

 

 

Los principales señalamientos van en contra de la empresa Ticketmaster, problema que ya había enfrentado esta empresa cuando Dua Lipa estuvo en México y se presentó la clonación de boletos. Muchas personas afirman que es la misma empresa la que comete este delito.

 

 

No obstante, también debemos señalar que debido a la emoción que provoca el asistir a un concierto, algunas personas, sobre todo jóvenes, cometen el error de presumir en redes sociales sus boletos, por lo que se puede copiar fácilmente el código QR y clonar las entradas.

 

Por este motivo hay dos recomendaciones principales para evitar la clonación de boletos, comenzando por aguantar las ganas de presumir la asistencia al evento y no tomar fotos de los boletos, ya sean físicos o virtuales.

 

En caso de que no se pueda evitar esta emoción, se recomienda distorsionar los datos de los boletos, incluyendo los códigos, a fin de que no puedan ser clonados.

 

 

Otra gran recomendación es evitar comprar con revendedores, pues en la mayoría de los casos estos personajes clonaron los boletos, muchas veces presuntamente con ayuda de las compañías de boletos, por lo que lo mejor es comprar en lugares autorizados y guardar el boleto hasta el día del evento.

Notas Relacionadas