La Franja, de la gloria al infierno en unas semanas

Foto: Enfoque

El protagonismo, la unión e identidad que había mostrado el Puebla de la Franja en los últimos dos años se ha ido a la basura en cosa de unas semanas gracias a las decisiones equivocadas que ha tomado la directiva franjiazul, que se ha puesto como meta desmantelar al equipo con la venta de piezas claves.

 

Cuatro liguillas de manera consecutiva y una mística de juego ofensiva habían logrado que la afición se identificara con el club, sobre todo por contar con un cuerpo técnico y un plantel que parecían, al menos en el papel, guardarle cierto respeto y cariño a la institución camotera.

 

Sin embargo, en las últimas semanas parece que algunos jugadores, el cuerpo técnico y sobre todo la directiva, han olvidado este buen trabajo y parecen decididos a que la Franja regrese a ser ese equipo mediocre de hace unos años, donde el club era un cheque al portador para todas las instituciones de la Liga MX.

 

Te interesará leer: Afición del Puebla explota tras venta de Reyes y Cortizo

 

Pese a la goleada de 11-2 en la serie de cuartos de final ante el América, el entrenador argentino Nicolás Larcamón parecía firme en el banquillo de los poblanos, pero una jugosa oferta del León terminó por convencerlo de dejar al Puebla, provocando justo reclamo de la afición debido a que el argentino había argumentado necesitar tomar un tiempo con su familia para dejar a la Franja.

 

Esto fue lo de menos debido a que posteriormente llegaron los embates de la directiva, que parece más decidida a ganar dinero que a formar un buen equipo o a mantener al menos una base, pues de inmediato confirmaron la venta de Israel Reyes al América, además del traspaso de Jordi Cortizo a Monterrey, quedando Puebla sin dos de los ídolos de la afición.

 

A esto debemos agregar que la directiva no dejará pasar la oportunidad de vender a otros jugadores como Maximiliano Araújo y Diego de Buen, que llamaron la atención de otros clubes que seguramente harán ofertas que serán aprovechadas por una dirigencia que hoy se puede comparar a la mal recordada época de los López Chargoy.

 

 

Mientras tanto, en estos momentos no hay ni siquiera algún rumor de refuerzo que entusiasme al Puebla, lo que se hace más amargo para la afición con el interés que ha mostrado Pumas por el arquero e ídolo Antony Silva, que sin duda podría ser también vendido por la actual directiva.

 

Pese a todas estas traiciones de los dirigentes y de jugadores según “comprometidos”, el Puebla aun pide a la afición que compre el llamado “Franjabono” y acuda a la carrera organizada por la institución, lo que ha hecho estallar a los aficionados de la Franja, que ya no tienen la tolerancia suficiente para seguir avalando a una directiva que llevó de la gloria al infierno al Puebla en solo unas semanas.

Notas Relacionadas