¿Por qué clausuran un bar y cuánto cuesta reabrirlo?

Foto: Enfoque

Constantemente, nos enteramos de que las autoridades llevan a cabo operativos y clausuran algunos bares y centros nocturnos, pero los motivos pueden ser diversos y de ellos dependerá cuánto les cueste a los encargados poner a funcionar nuevamente su negocio

 

En el municipio de Puebla, las clausuras se hacen a través de la Unidad de Normatividad y Regulación Comercial, la cual se encarga de llevar a cabo las revisiones, generalmente con apoyo de la Policía Municipal o Protección Civil.

 

De acuerdo con el chequeo hecho a los diferentes comunicados enviados por la unidad de normatividad, se encontró que entre los principales motivos por los cuales se procede a la clausura de un negocio es la falta de licencia de funcionamiento.

 

 

Según el giro comercial, las licencias de funcionamiento tienen un valor determinado, por ejemplo, en el caso de los bares la licencia de operación cuesta 118,728 pesos, mientras que de un botanero vale 74,492 pesos.

 

Otro giro que también es clausurado durante estas revisiones son los centros nocturnos, cuya licencia de funcionamiento es la más costosa, pues tiene un valor de 868,970 pesos.

 

La carencia de una licencia de funcionamiento se equipara con la de operar bajo una distinta a la del giro comercial real, esto debido a que muchos bares usan permisos de un restaurante-bar, el cual es más barato, pues cuesta 62,706 pesos.

 

Otro de los motivos por los cuales se hacen la mayoría de las clausuras es porque no cuentan con el permiso y revisión de las áreas de protección civil y bomberos, la cual consta de una evaluación a los protocolos contra incendio y primeros auxilios.

 

Esta licencia se renueva de forma anual y dependiendo del giro comercial o de las medidas del negocio, así como el número de empleados, es que se establecerá un costo y los diferentes requisitos a cubrir.

 

¿Cuánto cuesta reabrir?

 

Una vez que se colocan los sellos de clausura en estos establecimientos, hay que reconocer que muchos de ellos deciden reabrir en total desobediencia de la ley; sin embargo, la sanciones serán inevitables, pues ante el registro oficial el inmueble está clausurado.

 

En el momento en el que el encargado de lugar o el dueño decida reanudar la actividad comercial, primero que nada tendrá que pagar una multa que, de acuerdo con el Código Reglamentario Municipal, puede ir de los 38,488 pesos a los 57,732, dependiendo del giro comercial.

 

Posteriormente, los encargados deberán de cubrir los requisitos por los cuales se hizo la clausura, es decir, tramitar la licencia de funcionamiento o conseguir la aprobación de protección civil y bomberos en las medidas preventivas contra incendio.

Notas Relacionadas