Desarrollan nariz electrónica capaz de detectar cáncer de próstata

Un reciente estudio publicado en International Journal of Urology ha probado la efectividad del primer prototipo de nariz electrónica capaz de detectar la presencia de un tumor en una muestra de orina a través del reconocimiento de ciertas moléculas.

 

El proyecto lleva por nombre “Diag-Nose” y es una innovación creada por investigadores italianos. El dispositivo detecta compuestos orgánicos volátiles (COV) que causan olores de orina asociados con una próstata con signos de cáncer.

 

Los resultados de la primera prueba muestran que el invento identifica la presencia de un tumor en 85.2 % de los pacientes con cáncer y da un resultado negativo en 79.1 % de los pacientes sanos, además, el prototipo tiene varias ventajas sobre el método de detección más popular, la biopsia.

 

“El porcentaje de precisión en la biopsia es significativamente inferior al de la nariz electrónica que, además de una mayor precisión diagnóstica, limitaría las molestias y complicaciones para el paciente”, dijo Dr. Gianluigi Taverna en el estudio presentado.

 

 

Esta nariz electrónica es el resultado de un estudio más grande que se hizo en 2012. Inicialmente, se mostró cómo los perros debidamente entrenados podían detectar cáncer de próstata tras oler la orina de los pacientes.

 

“Este descubrimiento confirmó que los tumores de próstata producen sustancias orgánicas específicas y volátiles, conocidas técnicamente como COV, que el perro es capaz de detectar con gran precisión. Decidimos aprovechar esta capacidad para desarrollar un dispositivo de diagnóstico de alta tecnología que pudiera formar parte de la práctica clínica diaria”, explicó Taverna.

 

En este sentido, se puede decir que ”Diag-Nose” es “casi una nariz electrónica de perro”, que incorpora sensores capaces de analizar sustancias volátiles liberadas al aire en las muestras de orina.

 

“Para que la nariz electrónica se convierta efectivamente en parte de la práctica clínica diaria, serán necesarios más estudios a gran escala, que nos permitirán confirmar los resultados ya obtenidos y desarrollar el potencial del prototipo”, señalaron los desarrolladores.

 

El siguiente paso es probar la eficacia de esta nariz electrónica con otras instituciones internacionales para verificar su funcionamiento.

Notas Relacionadas