María Clemente García, claro ejemplo del fracaso en la actividad legislativa

Foto: Twitter / @MARIACLEMENTEMX

La diputada federal María Clemente García Moreno, se ha caracterizado por protagonizar escándalos y generar polémica innecesaria en lugar de cuidar su actividad legislativa, pues como diputada se ha caracterizado por tener una baja productividad con pocas iniciativas presentadas y ninguna de ellas aprobada.

 

El más reciente escándalo de María Clemente García Moreno se dio ayer cuando a través de sus redes sociales difundió un video en el cual señalaba al personal de un gimnasio de clasistas por no dejarla poner reggaetón mientras hacía ejercicio.

 

 

Sin embargo, rápidamente las opiniones giraron en su contra pues el personal del gimnasio lo único que le pidió fue que se pusiera audífonos, como lo hace el resto de los clientes si es que la música ambiental no les gusta.

 

Este tipo de polémicas innecesarias se han vuelto características en ella, tan sólo hay que recordar que en octubre del año pasado, a través de su cuenta de Twitter, comenzó a subir videos de carácter sexual, aceptando que eran parte de su promoción ya que aún se dedica al trabajo sexual.

 

Cuando fue cuestionada por otros legisladores y varios medios de comunicación, la diputada transgénero señaló que no tenía nada de qué avergonzarse y que si otros legisladores continuaban manteniendo otros trabajos además del que hacen en la Cámara de Diputados, entonces ella también tenía derecho de continuar practicando el sexoservicio.

 

La diputada morenista ha tenido otros encuentros polémicos como en la marcha en defensa del INE cuando llegó al Paseo de la Reforma para insultar a los participantes, situación que quedó evidencia de redes sociales con varios videos donde se veía como de la nada se acercaba a los participantes para insultarlos y provocarlos.

 

 

García Moreno también atrajo los reflectores durante el mundial de Qatar 2022, después de que la selección mexicana perdiera contra Argentina, ya que presentó en el Congreso una solicitud para que se calificara al futbolista Lionel Messi como “persona non grata” por un video en el que presuntamente pateaba la playera de México.

 

A pesar de que públicamente continúa diciendo que está a favor de la Cuarta Transformación, lo cierto es que tras tener varios desencuentros con otros legisladores de Morena, decidió renunciar a formar parte de la bancada del vinotinto, por lo que prácticamente quedó aislada a pesar de que falta más de la mitad de su gestión.

 

Pobre actividad legislativa

 

Como podemos ver, García Moreno ha protagonizado múltiples escándalos como diputada que incluso superan su actividad legislativa que inició en agosto del 2021 cuando obtuvo una curul a través de la representación proporcional, es decir, la gente no votó por ella sino que obtuvo el escaño gracias el porcentaje de votos de Morena.

 

La primera iniciativa que presentó fue hasta diciembre del 2021, es decir, tres meses después de que empezó la Legislatura, y se trató de una ley secundaria para la regulación del cáñamo industrial mediante la cual pretendía regular las actividades de este producto.

 

Posteriormente presentó una iniciativa en febrero del 2022 en la que se realizaba una reforma del Código Civil Federal para incluir la agravante en la reparación del daño moral cuando se violan los derechos humanos por la condición de salud de seropositividad del virus VIH/Sida.

 

En mayo del 2022 presentó una iniciativa para incluir los términos cisgénero y transgénero en la definición de la violencia feminicida, es decir, que los llamados crímenes de odio fueran considerados como violencia contra las mujeres o violencia feminicida.

 

Un mes más tarde presentó una iniciativa ambigua que tenía por objeto determinar que los prestadores de servicios turísticos ofrezcan sus servicios respetando a la población de la diversidad sexual, esto adicionando una fracción al artículo 58 de la Ley General de Turismo.

 

Ese mismo mes también presentó una iniciativa para reformar la ley de Impuesto sobre la Renta donde se planteaba entregar un incentivo fiscal a las personas que contraten a personas transgénero y transexuales, el cual era equivalente al 25% del salario efectivamente pagado a las personas transgénero o transexuales.

 

En tanto que su última iniciativa se presentó el 11 de octubre pasado, apenas unos días después del escándalo de sus videos sexuales, la cual planteaba a grandes rasgos reconocer a las trabajadoras sexuales con la finalidad de garantizar las prestaciones y acceso a servicios de salud.

 

 

Aunque a grandes rasgos parecía ser una propuesta viable, a diferencia de las otras cinco que presentó previamente, en el fondo terminaba siendo discriminatoria pues incluyó una fracción en la cual tanto usuarios como servidoras estaban obligadas a no padecer enfermedades sexuales pues de lo contrario serían acreedores a sanciones penales.

 

Esta última iniciativa provocó que al menos 40 colectivos y organizaciones civiles de la Ciudad de México presentaran un escrito para que la diputada retirara dicha iniciativa; sin embargo, esto no ocurrió, aunque la propuesta tampoco avanzó pues actualmente está en comisiones, al igual que el resto de los proyectos que presentó.

 

Como diputada, María Clemente García Moreno percibe un salario mensual de 74,994 pesos, además de que recibe una gratificación anual correspondiente a 40 días de salario, una prima quinquenal y otros bonos en efectivo.

Notas Relacionadas