Envía Guatemala cientos de militares a su frontera con México

Foto: Unsplash

Casi 20 días después de que el Gobierno de México capturara a Ovidio G., el 'Ratón', hijo de Joaquín el 'Chapo' Guzmán, las autoridades vecinas de Guatemala temen afectaciones en su territorio por el crimen organizado, por lo que enviaron centenares de militares a su frontera.

 

En Guatemala existen grupos del crimen organizado vinculados al cártel de Sinaloa, al que pertenecen tanto Joaquín como Ovidio, y con la captura del segundo se temen reacomodos de estas fuerzas criminales en el país centroamericano, por lo que el Gobierno del presidente Alejandro Giammattei determinó el envío de 300 militares a la frontera con México.

 

El titular del Ministerio de Gobernación, David Napoleón Barrientos, fue entrevistado por el diario El Sol de México, con el que compartió este cálculo regional, con miras a que fuerzas criminales busquen "tratar de adueñarse de los terrenos y los mecanismos de tráfico de estupefacientes que este grupo lidera en Guatemala".

 

"Tememos también que otros líderes de esa organización criminal intenten refugiarse en nuestro país", reconoció, luego de que mediante un operativo coordinado de fuerzas federales de seguridad la autoridad mexicana lograra la captura de Ovidio G. el 5 de enero de 2023 en Culiacán, capital del estado de Sinaloa, con litoral en el océano Pacífico y a unos 1.860 kilómetros de Los Ángeles, California.

 

El diario mexicano recordó que el Chapo Guzmán, hoy encarcelado en Estados Unidos, precisamente fue detenido por primera vez en 1993 en territorio guatemalteco. Identificado por la Administración para el Control de Drogas —DEA, por sus siglas en inglés— norteamericana como el fundador del cártel de Sinaloa, Joaquín Guzmán se refugió en San Marcos (Guatemala) tras la balacera que en Guadalajara acabó el 24 de mayo con la vida del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo.

 

Precisamente en su búsqueda de ingreso a Guatemala, Guzmán fue identificado, capturado y entregado al Gobierno de México. Esa captura derivó en su fuga de 2001 durante el sexenio del entonces presidente Vicente Fox.

 

Con la captura de Ovidio G., la Administración de Giammattei no solo desplegó al Ejército guatemalteco en la frontera con México, sino que también requirió la asistencia de fuerzas policíacas internacionales, como Interpol.

 

"Enviamos a 300 elementos del Ejército a la frontera, los cuales se suman a otros 500 que ya vigilaban la zona, por si pudiera haber algún traslado de estos grupos hacia el lado guatemalteco que pudieran desatar una guerra", detalló el ministro de Gobernación.

 

"Prevemos que la violencia aumente no solo en México, sino también en Guatemala porque los grupos que se dedican a esta actividad ilegal tienen contactos en ambos países, pero además sus líderes pueden buscar venir a Guatemala a refugiarse", abundó Barrientos.

 

La frontera con México es la más extensa del territorio guatemalteco, colindante con los estados mexicanos de Chiapas, Tabasco y Campeche, además de Belice, Honduras y El Salvador. Barrientos detalló la instalación de puestos de control en los asentamientos fronterizos de Huehuetenango y San Marcos, donde se ha identificado la operación del cártel de Sinaloa en el control de siembras de marihuana y hojas de coca.

Notas Relacionadas